Presentación del primer número de la revista Takurunna

A las siete de la tarde del sábado 17 de diciembre de 2011 tuvo lugar en el Círculo de Artistas de Ronda la presentación del primer número de la revista Takurunna. Anuario de Estudios sobre Ronda y La Serranía. El acto aglutinó a un numeroso y variado público, entre los que se hallaban varios destacados investigadores y colaboradores, tanto de la comarca como de distintos puntos de España, que se desplazaron a nuestra ciudad para la ocasión.

En el acto intervinieron el editor de la Revista, José Manuel Dorado Rueda, el director de la misma, Francisco Siles Guerrero, y su vicedirector, Virgilio Martínez Enamorado, que expusieron brevemente la génesis del proyecto y los principios básicos por los que se va a regir esta publicación, que saldrá periódicamente todos los años, en otoño.

Además, para terminar el encuentro de investigadores con ocasión del nacimiento de Takurunna, algunos de sus colaboradores avanzaron brevemente el contenido de sus artículos, como Juan Antonio Martín Ruiz, Juan Antonio Chavarría Vargas, María de la Paz Tenorio y Rafael Valentín López Flores.

Con la salida a la luz de Takurunna hemos hecho realidad un proyecto que desde hace ya unos años venía rondando por nuestra mente, como era poner en marcha en Ronda y La Serranía una revista de periodicidad anual en la que pudiéramos reunir los trabajos de los ya numerosos investigadores que dedican sus estudios e indagan activamente sobre nuestra tierra en las distintas disciplinas y que, de una manera u otra permanecen inéditos y no llegan a los estudiosos y al público en general.  Esa es la intención primordial de esta aventura en la que nos hemos embarcado y en la que llevamos trabajando desde hace ya más de un año, esto es, aunar el esfuerzo de todos para sacar a la luz en nuestra “comarca natural”, o mejor dicho, “región” –unidad regional de base humana, como acertadamente la denominara en su momento Francisco Rodríguez Martínez en su magnífico estudio geográfico sobre la Serranía de Ronda–, una publicación de indudable y contrastable calidad y cientificidad. Gracias a la colaboración de los excelentes profesionales e investigadores, miembros del Consejo Científico, del Consejo de Redacción y autores de la Revista, que han prestado su pleno apoyo y siempre desinteresada ayuda a la conformación de este ilusionante proyecto, hoy podemos verlo hecho realidad.

Desde un primer momento se propuso el nombre de Takurunna porque éste era el término más apropiado para denominar a una Revista cuyo ámbito de estudio es fundamentalmente la Serranía de Ronda, a caballo entre las provincias de Málaga y Cádiz. El nombre hace referencia a la cora de Tākurūnnā, circunscripción de época emiral y califal andalusí que, grosso modo, fue el germen de la “tierra” o alfoz de Ronda. Aún en la actualidad, a pesar de la fragmentación administrativa de este territorio, se mantiene un estrecho vínculo humano y cultural entre sus habitantes. Pero no queremos pecar de localismo y, como se explicita en la línea editorial, nuestra intención es dar cabida también a trabajos cuyo ámbito de estudio sea superior, incluya o afecte a nuestra zona.

Desde aquí hemos de agradecer especialmente a los autores de este primer número de Takurunna que hayan querido participar en él e iniciar así con nosotros una andadura que esperamos que sea fructífera y duradera, como es nuestra principal intención.

Así, José Antonio Castillo y José Gómez Zotano nos ilustran con dos magníficos estudios geográficos sobre las unidades de paisaje del Valle del Genal y Guadiaro, y el castañar de Pujerra, respectivamente. La parte histórica se inicia con el minucioso e interesante trabajo de investigación de Juan Antonio Martín sobre el comercio fenicio del marfil en el Mediterráneo Occidental, concretamente en el Círculo del Estrecho. Virgilio Martínez y Manuel Becerra nos sumergen en el Medievo y nos ilustran sobre el fenómeno del morabitismo en la Serranía de Ronda a través de un interesante y documentado artículo. Asimismo, Juan Antonio Chavarría hace un completo estudio toponímico del despoblado de Pospítar (Alpandeire) a través de una exhaustiva utilización de las fuentes documentales. A caballo entre el Medievo y la Modernidad, Jesús López aúna de manera novedosa los datos arqueológicos y la documentación archivística para reconstruir el urbanismo de Setenil entre los siglos XVI y XVIII. Manuel Becerra entra de lleno en esta época con un estudio del régimen señorial en Benaoján hasta el siglo XVII, para continuar con una puesta al día de la evolución histórica de los despoblados del Valle del Genal en la Edad Moderna, obra del que suscribe. La Edad Contemporánea se refleja en nuestra revista con dos trabajos: el de Pedro Sierra de Cózar, que nos hace una detallada, original e interesante descripción histórica de la Ronda decimonónica, tomando como marco cronológico la vida de don Antonio de los Ríos Rosas (1808-1873); y la exhaustiva investigación, entre la historia y la música, de María de la Paz Tenorio dedicado a la inauguración del emblemático y desaparecido Teatro Espinel de Ronda a comienzos del siglo XX. En el apartado de Arte, cierra el interesante elenco de artículos de nuestra Revista el trabajo de Rafael Valentín López sobre la rica platería y orfebrería de las cofradías de Ronda y Arriate entre los siglos XVII y XIX. A continuación, en el apartado de recensiones, incluimos una interesante serie de reseñas sobre las novedades historiográficas más importantes e interesantes de estos últimos años, tanto referentes a Ronda y La Serranía como a otros ámbitos de estudio.

Culminamos este número con el obituario del insigne historiador rondeño don Francisco Garrido Domínguez, fallecido hace ya un año, y la necrológica de otro gran investigador de nuestra ciudad, don Francisco Ruiz Cañestro, que nos dejó de manera trágica y repentina hace apenas unos días. Desde aquí vaya nuestro recuerdo y homenaje en agradecimiento y consideración a ambos por su labor en pro de la cultura y de la historia de Ronda y La Serranía.

Queremos, por último, mostrar nuestro agradecimiento a las distintas instituciones colaboradoras (Real Maestranza de Caballería, CEDER y Delegación de Cultura del Excmo. Ayuntamiento) por ayudarnos a llevar a buen término este ilusionante proyecto, que no es sino el resultado del esfuerzo común de muchos investigadores por dotar a Ronda y La Serranía de un medio escrito para difundir todos aquellos trabajos que redunden en un mayor conocimiento de nuestra historia y, por ende, de nuestra tierra.

En el acto intervinieron el editor de la Revista, José Manuel Dorado Rueda, el director de la misma, Francisco Siles Guerrero, y su vicedirector, Virgilio Martínez Enamorado
PC170188.JPG
Desde un primer momento se propuso el nombre de Takurunna porque éste era el término más apropiado para denominar a una Revista cuyo ámbito de estudio es fundamentalmente la Serranía de Ronda, a caballo entre las provincias de Málaga y Cádiz